24 de octubre de 2015

EL QUINTO ACUERDO (Resumen)

Tú estás programado para ser tú, seas lo que seas, y lo que tu mente piense que eres no afecta en lo más mínimo al programa.

El programa no está en la mente pensante.

Está en el cuerpo, en lo que denominamos el ADN, y al principio instintivamente sigues su sabiduría.

Cuando eras un niño
pequeño.

Sigues lo que te gusta y tratas de evitar lo que no te gusta.

Una vez que aprendemos a hablar, los seres humanos que se ocupan de cuidarnos nos enseñan lo que saben y esto 
significa que nos programan con conocimientos.

Aprendamos cómo ser un hombre o una mujer según
la sociedad en la que nacemos.

Aprendamos cómo
comportarnos “correctamente” en nuestra sociedad, lo que
significa cómo ser un “buen” ser humano.

Por miedo a ser castigado o por miedo a no recibir una
recompensa empezamos a tratar de complacer a otras
personas.

Intentamos ser buenos porque la gente mala no
recibe recompensas y se la castiga.

No tenemos la oportunidad de escoger nuestras creencias;
se nos dice qué creer y qué no creer.

Todo el mundo tiene una opinión sobre nosotros y nos dice
lo que somos.

El único modo en el que podemos vernos
a nosotros mismos es a través de un espejo, y la gente
desempeña el papel de ese espejo.

Vemos nuestra imagen en esos espejos, estamos de acuerdo
en que eso es lo que somos, y tan pronto como estamos de
acuerdo, esa opinión pasa a formar parte de nuestro sistema
de creencias.

Poco a poco todas esas opiniones modifican
nuestro comportamiento, y en nuestra mente formamos
una imagen de nosotros mismos según lo que otra gente
dice que somos.

Y como no está bien para nosotros ser lo que somos
empezamos a fingir que somos lo que no somos.

Tras la documentación, intentamos ser suficientemente
buenos para los demás, pero ya no somos lo bastante
buenos para nosotros mismos, porque nunca podremos
cumplir con nuestra imagen de perfección.

Los símbolos nos dicen lo que creemos sobre nosotros
mismos; nos dicen lo que somos y lo que no somos, lo que es posible y lo que no lo es.

No finjas ser lo que no eres.

Eres lo que crees que eres.

“¿Qué crees que eres?”

Si utilizas tu conciencia, verás todo lo que crees y es así
como vives tu vida.

Tu vida está totalmente dominada por el sistema de creencias que aprendiste.

Cualesquiera que sean tus creencias están creando la historia que estás
experimentando.

Lo que crees sobre tí mismo no es real y no es importante, a
menos que quieras crear una historia mejor para tí.

La palabra constituye tu poder de creación y ese poder
puede utilizarse en más de una dirección.

Una dirección es la impecabilidad, en la que la palabra engendra una preciosa historia; tu cielo personal en el mundo.

La otra dirección es la del uso erróneo de la palabra que destruye todo lo que te rodea y crea tu infierno personal.

Nada puede existir sin la palabra, porque la palabra es lo
que utilizamos para crear todo lo que conocemos.

No utilizarás tu conocimiento contra tí mismo, lo que
significa que tu voz del conocimiento no utilizará la palabra para juzgarte, declararte culpable y castigarte.

Tu mente es tan poderosa que percibe la historia que tú mismo creas.

Si creas juzgándote a tí mismo, entonces creas un conflicto
interior que no es más que una pesadilla.

Ser impecable con tus palabras significa realmente no utilizar nunca el poder de las palabras contra tí mismo.

Cuando eres impecable con las palabras, nunca te traicionas
a tí mismo.

Nunca utilizas las palabras para chismorrear sobre tí mismo, ni para esparcir veneno emocional contando
chismes sobre otras personas.

El chismorreo es la forma
principal en la que la sociedad se comunica, y aprendemos
a chismorrear por acuerdo.

Lo que ves en el espejo es una copia de la realidad que creas
con la capacidad de tus ojos y de tu cerebro.

Todo lo que percibes es un reflejo de lo que es real, igual
que los reflejos en un espejo, salvo por una diferencia
importante.

Al otro lado del espejo no hay nada, pero detrás de tus ojos hay un cerebro que intenta darle un sentido a todo.

Este acuerdo te proporciona la inmunidad en la interacción
con los personajes secundarios de tu historia.

No tienes que preocuparte por los puntos de vista de otras personas.

Proporciona una gran entrada para alcanzar la libertad
personal, porque ya no tienes que regir tu vida según la
opinión de otras personas.

Podríamos decir que todo conflicto es el resultado de las
mentiras, porque la verdad carece de cualquier clase de
conflicto.

La verdad no necesita demostrarse a sí misma:
existe, creamos en ella o no.

Las mentiras sólo existen si
las creamos nosotros y sólo sobreviven si creemos en ellas.

Quien quiera que crea en la verdad, vive en el cielo.

Quienquiera que crea en las mentiras, más tarde o más
temprano, vivirá en el infierno.

Los seres humanos creamos las mentiras y después las
mentiras nos controlan a nosotros.

Pero, tarde o temprano,
llega la verdad y las mentiras no pueden sobrevivir ante la
presencia de la verdad.

Sólo vemos lo que queremos ver; sólo oímos lo que queremos oír.

Nuestro sistema de creencias es exactamente como un
espejo que únicamente nos muestra lo que creemos.

Hacer suposiciones es sencillamente buscarse problemas, porque la mayoría de las suposiciones no son la verdad; son ficción.

Una suposición conduce a otra suposición; sacamos
precipitadamente una conclusión y nos tomamos nuestra historia muy personalmente.

Entonces culpamos a otras personas.

Las suposiciones no son más que mentiras que nos decimos
a nosotros mismos.

Hacer suposiciones no es otra cosa que buscar un drama
cuando no existe ninguno.

Si no tomarte nada personalmente te proporciona
inmunidad en la interacción con otras personas, no hacer
suposiciones te proporciona inmunidad en la interacción
contigo mismo, con tu voz del conocimiento, o con lo que
llamamos pensar.

Si no hacemos suposiciones podemos centrar nuestra
atención en la verdad, no en lo que creemos que es la
verdad.

Entonces vemos la vida tal como es, no como
queremos verla.

Aprendemos cientos, incluso miles de símbolos, cuentos
y supersticiones.

El símbolo de Santa Claus demuestra de qué modo creer en una mentira, aunque sea inocente, puede hacer surgir emociones que sentimos como un fuego que quema en nuestro interior.

Las emociones son reales; son parte de la verdad, pero
la razón por la que las estamos sintiendo no lo es.

No es verdad; es ficción.

Si te preguntas por qué en ocasiones te sientes desdichado, es porque te estás contando una historia que no es verdad, pero tú te la crees.

El sistema de creencias gobierna la vida humana como un tirano.

Nos despoja de nuestra libertad y nos convierte en sus esclavos. Se apodera de nuestro yo real, la vida humana, ¡y este sistema ni siquiera es real!

Nuestro yo real permanece oculto en algún lugar de la mente y, cuando llegamos a ese punto, lo que controla la mente es todo lo que sabemos, todo lo que estuvimos de acuerdo en creer.

El sistema de creencias constituye el reino de la mente; no podemos verlo ni medirlo, pero sabemos que existe.

Tal vez lo que no sabemos es que esta estructura sólo existe porque la hemos creado nosotros.

El cambio es el resultado de la acción; es el resultado de la
práctica.

La práctica hace al maestro.

Todo lo que has aprendido, lo has aprendido mediante la
repetición y la práctica.

Si practicas ser impecable con tus palabras, si no te tomas
nada personalmente, si no haces suposiciones, romperás
miles de acuerdos que te mantienen atrapado en el sueño
del infierno.

Haz siempre lo máximo que puedas es el acuerdo que todo
el mundo puede llevar a cabo.

Tu máximo es, de hecho, lo
único que puedes hacer.

Y lo máximo que puedes hacer no significa que en ocasiones das un 80% y en otras sólo das el 20%.

Siempre das el 100%.

Tu máximo dependerá de si te sientes físicamente cansado
o renovado.

Tu máximo dependerá de cómo te sientes emocionalmente.

La verdad no necesita que tú creas en ella; la verdad
sencillamente es y sobrevive tanto si crees en ella como
si no.

Las mentiras necesitan que creas en ellas.

Si no te crees las mentiras, no sobreviven a tu escepticismo y
simplemente desaparecen.

Cuando aprendes a escuchar, eres respetuoso con los
demás.

Cuando aprendes a escuchar, sabes exactamente lo que
quieren los demás.

Que otras personas quieren algo no significa que tú tengas
que darles lo que quieren.

La gente está siempre tratando
de captar tu atención porque, a través de la atención, pueden descargar cualquier información.

Si no aprendes a escuchar, nunca comprenderás lo que estoy compartiendo contigo ahora mismo.

Sacarás precipitadamente una conclusión y reaccionarás como si se tratara de tu sueño cuando no lo es.

Por consiguiente, quizá lo que yo digo es la verdad o no lo
es, pero tal vez lo que tú crees no es la verdad.

Yo sólo soy la mitad del mensaje; tú eres la otra mitad.

Soy responsable
de lo que digo, pero no soy responsable de lo que tú
entiendas. 

Tú eres responsable de lo que tú entiendes; tú
eres responsable de cualquier cosa que hagas con lo que
oigas en tu cabeza, porque tú eres quien da significado a cada palabra que oyes.

Si comprendes el quinto acuerdo, verás la razón por la que no necesitas creer lo que puedes ver, lo que ya sabes sin
palabras.

La verdad no viene con las palabras.

La verdad es silenciosa.

Es algo que simplemente sabes; es algo que puedes sentir sin palabras y esto se llama conocimiento silencioso.

Sé escéptico, pero aprende a escuchar y entonces
elige.

Sé responsable de todas las elecciones que hagas
en tu vida.

Ésta es tu vida; no es la vida de nadie más y descubrirás que lo que tú haces con tu vida no es asunto de nadie más.

Somos víctimas de todos los símbolos que creamos, somos
víctimas de todas las voces en nuestra cabeza, somos
víctimas de todas las supersticiones y distorsiones de nuestro conocimiento.

En el sueño de la segunda atención empezamos a dudar:
“Quizá todo lo que he aprendido no es la verdad”.

Empezamos a desafiar lo que creemos; empezamos a
cuestionarnos todas las opiniones que aprendimos.

Sabemos que hay algo en nuestra cabeza que nos lleva a
hacer muchas cosas que tal vez no queremos hacer –algo
que tiene el control total de nuestra mente-- y no nos
gusta. Y como no nos gusta, en un momento determinado
empezamos a rebelarnos.

Los seres humanos cargamos con nuestro pasado, con
nuestra historia, y es exactamente como si cargáramos con
un pesado cadáver.

Para algunos no es tan pesado, pero para la mayoría de la gente ese cadáver es muy pesado.

Y no sólo es pesado; huele muy mal.

Lo que muchos de nosotros
hacemos es quedarnos con nuestro cadáver y compartirlo
con las personas que amamos.

Digamos que estás viviendo con culpabilidad y vergüenza
por un error que cometiste hace diez años.

La excusa para tu sufrimiento es: “Cometí un terrible error”.
Y piensas que todavía estás sufriendo por algo que ocurrió
hace diez años, pero la verdad es que estás sufriendo por
algo que ha sucedido hace diez segundos.

Cuando eres completamente auténtico, te dices la verdad
a tí mismo, sin dudas: “Me gusta; no me gusta. Lo quiero;
no lo quiero”.

No tienes que hacer lo que no te gusta hacer.

Disfruta tu vida haciendo exactamente lo que te gusta hacer.

Nos hacemos la vida difícil cuando tratamos de sacrificarnos
por alguien más.

Indudablemente, no estás aquí para sacrificarte a tí mismo por otra persona.

En ese momento descubres que te resulta mucho más fácil
ser tú mismo que tratar de ser lo que no eres.

No necesitas competir con nadie; no necesitas compararte
con nadie.

El respeto, empieza por nosotros mismos y después se
extiende a todas las personas y a todo lo que nos rodea.

Si no nos respetamos a nosotros mismos, ¿cómo podemos respetar a los demás o a cualquier otra cosa?

Cuando te respetas a tí mismo significa que te aceptas tal y
como eres.

Cuando respetas a otras personas, significa que
las aceptas exactamente como son.

El respeto se basa en la aceptación completa de todo lo que existe tal y como es, no tal y como queremos que sea.

Una vez que te aceptas a tí mismo exactamente cómo eres,
dejas de establecer juicios sobre tí mismo.

Una vez que aceptas a todos los demás exactamente como son, dejas de establecer juicios sobre ellos.

Entonces, algo increíble
acontece en tu mundo: encuentra la paz.

Nunca seré yo quien escriba tu historia, del mismo modo
que nunca permitiré que nadie escriba la mía.

Respeto tu mente, tu sueño, tu creación.

Respeto cualquier cosa en la
que creas.

Puedes culpar al mundo entero por lo que sea que te esté
ocurriendo o puedes responsabilizarte de tu historia.

Hay tres lenguas en el mundo de los seres humanos: el
lenguaje del chismorreo, el lenguaje del guerrero y el
lenguaje de la verdad.

El lenguaje del chismorreo, cuando hablamos esta lengua,
nuestro mensaje está distorsionado.

El lenguaje del chismorreo es el lenguaje de la víctima; es
el lenguaje de la injusticia y del castigo.

Es el lenguaje del
infierno, porque todo ese chismorreo está totalmente hecho de mentiras.

Pero los seres humanos siempre chismorrearán
porque estamos programados para chismorrear hasta que
en nuestro interior cambia algo que también está en el
programa.

El segundo lenguaje es el del guerrero.

Cuando hablamos
esta lengua, a veces decimos la verdad y otras veces decimos
mentiras, depende de nuestra conciencia.

El tercer lenguaje es el lenguaje de la verdad y cuando
hablamos esta lengua, apenas hablamos.

¿Qué tipo de mensajero eres?

¿Transmites la verdad o
transmites mentiras?

¿Percibes la verdad o sólo percibes
las mentiras?

Todo está entre la verdad y las mentiras.

Siempre estás entregando un mensaje a todas las personas
que te rodean, pero principalmente, siempre que te rodean, pero principalmente, siempre te estás entregando un
mensaje a tí mismo.

¿Cuál es el mensaje?

Ese mensaje es el
más importante porque es un mensaje que eleva a tu vida
entera.

¿Qué tipo de mensaje escoges entregar?

21 de octubre de 2015

QUE ES UN MALA

La palabra "mala" proviene del sánscrito y es el concepto que define en el ámbito hindú un collar, muy similar al rosario católico, que se utiliza para orar.

Un mala puede ser más o menos largo pero debe estar realizado con 108 perlas más una perla gurú que se denomina meru.

En el budismo las 108 perlas simbolizan los 108 tomos de las enseñanzas de Buda.

En el hinduismo cada uno de estos 108 elementos se corresponden con un nombre de la divinidad a quien el creyente hindú le expresa sus ruegos.

En la tradición esotérica se recoge que la cifra 108 representa el número de los nombres de la divinidad.

Equivalen a 108 diferentes condiciones divinas.

La cifra 108 se compone de 12 x 9.

12 es también el número del zodiaco y representa a su vez los 12 ámbitos de experiencia/temas de que disponemos para nuestro desarrollo.

La cifra 9 representa los eslabones evolutivos en esos 12 ámbitos/temas que deben ser trabajados.

Un mala se utiliza en el área del desarrollo personal así como en diferentes ámbitos para recitar los mantras.

Mediante las diferentes perlas se hace un seguimiento de las veces que deben ser repetidos estos mantras.

Por cada perla se reza un mantra.

¿Cómo se trabaja con un mala?

Antes de iniciar la recitación de un mantra deberíamos prepararnos durante unos momentos para el trabajo energético que vamos a realizar.
A tal efecto tomamos el mala entre nuestras manos y las llevamos frente al corazón.

En ese momento podemos orar, concentrarnos en uno de los aspectos divinos del mantra que recitaremos o formulamos nuestra petición.

También podemos limitarnos a escuchar dentro de nosotros y después nos concentramos en el contenido del mantra y/o el motivo que nos impulsa a esa recitación.

Comenzamos a rezar el mantra con las primeras 108 perlas.

Las perlas las vamos pasando con el dedo pulgar y corazón.

Cuando se tiene entre los dedos la última de las 108 perlas nos detendremos por unos momentos sosteniendo la perla más grande, la perla gurú o meru.

El procedimiento se repetirá cada vez que lleguemos a la perla guru durante el trabajo con el mala.

La práctica ha demostrado la utilidad de aprovechar este momento para volver a meditar sobre el sentido y el motivo del trabajo que nos hemos propuesto y/o volvernos a plantear la petición que nos impulsaba.

Un buen ejercicio consiste también en detenerse sobre esa perla gurú e imaginarse cómo nos sentiríamos si nuestro petición hubiese sido atendida.

Llegados a este punto seguimos con la recitación del mantra volviendo hacia atrás.

Dicho de otra forma: nunca debemos sobrepasar la perla gurú.

Una vez alcanzada nos detenemos unos momentos y desandamos el camino.

La recitación de un mantra con el mala constará de al menos una vuelta completa, o sea: el mantra se habrá repetido un total de 108 veces.

Con este trabajo ya se alcanza una efectividad energética aceptable.

Se puede incrementar la efectividad si se realiza 3 x 108 veces.

Los resultados si procedemos a trabajar con el mantra 6 x 108 veces son considerables.

Al final de la recitación nos detendremos como ya hemos descrito sobre la perla gurú.

Podemos sostener tanto esa perla como todo el mala entre las manos cerca del corazón, damos las gracias y meditamos brevemente acerca de cómo nos sentimos.

Con el paso del tiempo el Mala acumula más y más energía y se desarrolla hasta convertirse prácticamente en un lugar de poder personal.

En ese punto tan sólo llevándolo o sintiéndolo-en-uno pueden experimentarse efectos energéticos positivos.

Se puede poner entonces bajo la almohada por la noche para sentir sus beneficios!

10 de octubre de 2015

INCIENSO

Las estimaciones varían, pero se dice que el incienso se ha utilizado desde hace 4-6 mil años.

Se sabe que el incienso fue utilizado en el antiguo Egipto y de acuerdo a la historia de la natividad, los Reyes Magos ofrecieron incienso y mirra al niño Jesús, como regalos.

El incienso es una parte tradicional de las religiones budistas e hindúes, con diferentes aromas que se identifican con diferentes rituales.

Aunque el término aromaterapia no fue acuñado sino hasta el siglo 20, el arte y la ciencia de la utilización de aromas con fines terapéuticos se remonta por lo menos hasta la época del incienso y probablemente más allá.

¿Cómo elegir el incienso?

La primera consideración es el tipo de incienso que quieres usar:

 El Incienso en polvo es la forma más antigua. Originalmente, hojas secas trituradas, flores y otras partes aromáticas de las plantas simplemente se arrojaban al fuego para liberar su olor.

Hoy en día, se rocía sobre carbón ardiente. Incienso en resina, el cual se quema sobre una base de carbón.

Aunque es una manera relativamente difícil de quemar incienso, hay personas que creen que vale la pena el esfuerzo extra, ya que produce un aroma superior y un efecto psicológico más pronunciado. 

Los Inciensos en conos, que se colocan en contenedores especiales.

Los conos son muy duraderos, pero éstos son mejor utilizarlos en exteriores o en zonas bien ventiladas, ya que producen más humo a medida que se queman hacia la base más ancha del cono. 

Los palitos de incienso son los más conocidos y populares.

Hay dos tipos: los que tienen núcleos de bambú y los que se componen enteramente de incienso.

Al elegir el incienso, la calidad cuenta tanto como el olor que se elija.

Algunas de las marcas más baratas utilizan olores artificiales y agentes de corte.

Los “puristas” del incienso recomiendan evitar los olores con nombres, como por ejemplo, “Piña Colada” ya que éstos no están asociados con esencias naturales.

El uso de incienso

Los aromas tienen un profundo efecto psicológico.

Su elección deben basarse tanto en el estado de ánimo que se desea crear como en su fragancia.

Algunas opciones posibles son:

 El sándalo es uno de los perfumes más populares.

Se utiliza para la meditación debido a su efecto calmante, pero también es ideal para la producción de un ambiente tranquilo en la casa. 

El Palo de áloe se recomienda sólo para la meditación.

Se dice que la inhalación del palo de áloe es equivalente a una sesión de meditación de media hora.

Es caro y relativamente difícil de encontrar.

También se consigue mezclado con de madera de sándalo. 

El pachulí un incienso muy popular.

Se utiliza ampliamente en la industria del perfume (especialmente en fragancias para hombres).

Se dice que tiene propiedades afrodisíacas.

Se recomienda el incienso de pachulí para levantar el estado de ánimo y aliviar la ansiedad o tensión.

Una ventaja añadida de este incienso es que también ha sido históricamente utilizado como repelente de mosquitos. 

El incienso de Lavanda tiene un efecto notablemente calmante.

Los aromaterapéutas utilizan aceites y esencias de lavanda para ayudar a aliviar los dolores tensiones de cabeza y para otros trastornos relacionados con el estrés. 

La Rosa es una romántica y relajante fragancia que realmente no necesita presentación.

Sin embargo, se debe tener cuidado al elegir el incienso de rosas ya que hay muchas imitaciones baratas disponibles que están elaboradas con ingredientes sintéticos.

Los puristas y aromaterapéutas siempre recomiendan utilizar sólo ingredientes puros y naturales para obtener mejores resultados. 

Naranja, limón y otros aromas cítricos son excelentes energizantes.

Al igual que con la rosa y otras fragancias, se debe tratar de conseguir incienso que utiliza ingredientes naturales y no sintéticos.

Con la posible excepción de palo de áloe, cualquiera de estos inciensos se pueden utilizar en cualquier momento.

El sándalo, por ejemplo, se asocia con la meditación, sin embargo, muchas culturas también lo asocian con reuniones familiares y otras celebraciones, ya que, a menudo, se utiliza en situaciones de significación religiosa cuando se quema en los altares domésticos.

Si presentas una reacción adversa o alérgica al incienso, puede ser que hayas elegido una marca que contiene ingredientes artificiales.

Trata de comprar incienso de algún proveedor o distribuidor de buena reputación.

Fuente: Naturisima

8 de octubre de 2015

CONSEJOS PARA UN GUERRERO DE LUZ

1. Sé honesto

2. Trabaja sobre ti mismo

3. Vive tu verdad

4. No manipules a nadie

5. Si coometes errores, repáralos

6. Escucha a los demás

7. Deja de estar a la defensiva

8. Conviértete en un guerrero con espíritu de triunfo sobre el mal

9. Sé de una sola mente y corazón...úsalos a ambos

10. Ábrete al consejo de tus guías espirituales

11. Vive dentro de tu cuerpo

12. Sé juicioso/a y ordenado/a

13. Toma tu propio consejo e intuición espiritual

14. Vive y deja vivir

15. Toma lo que te sucede tal como viene

16. Haz un día a la vez

17. Perdónate cuando no lo hagas

18. Sé consciente y espontáneo al mismo tiempo

19. Descubre la belleza y la perfección que tiene ...TODO

20. Permanece abierto al cambio

21. Permanece abierto a la alegría

22. Cree en ti y en los demás, en la sincronicidad y la gracia

23. Deja que la gratitud te llene y fluya hacia los demás

24. Muestra la misma paciencia hacia los otros que el Universo ha mostrado hacia ti

25. Sé flexible y tolerante; incluso contigo mismo

26. Conviértete en un Bailarín de las sombras luz y oscuridad

27. Cree en Dios tal como lo conoces

28. Nunca te aproveches de los demás

29. Tus dones no son inferiores a los de los otros

30. Deja ir la competencia y la conciencia de la escasez

31. Cree en la abundancia

32. Mantén la visión en aquellos que buscan tu consejo y ofréceles amorosa amabilidad

33. No juzgues a nadie...Déjalos que su conciencia sea el juez

34. Aconseja el cambio, la metamorphosis

35. Defiende tu derecho a participar en un intercambio igualitario de energía entre los que sirves y tu

36. Disfruta el universo

37. Disfruta a tus hijos y familia

38. Disfruta a los amigos

39. Disfruta la vida entera

40. Recuerda...todos estamos viajando en la el tiempo de la vida y estamos aquí cumpliendo una misión de bien para el planeta y los demás y vamos de regreso al infinito nuestro lugar de origen

41. Lleva tu vida con dignidad

42. Muere a lo bien

43. Recuerda...Todos sin excepción somos los favoritos de Dios.

1 de octubre de 2015

RETIRO ESPIRITUAL

Quizá haya escuchado alguna vez a algún amigo decir que hará un retiró espiritual a un lugar paradisíaco o incluso es muy común oír hablar de esto en la televisión.

Pero, ¿Qué es un retiro espiritual?  

Es básicamente la acción de retirarse (alejarse, apartarse de algo, abandonar una actividad) y por la parte espiritual significa que está vinculado al alma, mas allá de lo físico o lo carnal.

Hacer un “retiro espiritual” 

Es el nombre que se da a la práctica que implica alejarse por un tiempo de algunas obligaciones cotidianas o dejar de lado asuntos materiales para dedicarse a meditar.

También el retiro espiritual es una “herramienta” usada para acercarse a Dios o a uno mismo mediante la concentración, relajación u oración.

Para muchos es una de las mejores formas de dejar a un lado los problemas y entregarse a algo más elevado.

¿Cómo se hace un retiro espiritual?

Este implica tantas actividades individuales o grupales.

En ambos se obtienen resultados favorables por lo que incluso autoridades religiosas o líderes espirituales las organizan con el fin de promover actividades espirituales en sus grupos.

Estas actividades pueden ser charlas o proyectos compartidos entre las diferentes personas que asistirán.

Donde realizar un Retiro Espiritual

Se suelen hacer en lugares tranquilos y apartados ya que así los asistentes tendrán mayor facilidad para relajarse y concentrarse.

Se buscan sitios donde reine la paz y sobre todo donde haya silencio que es uno de los factores utilizados a la hora de la meditación u oración.

Otra razón por la que se busca salir de las grandes ciudades durante los retiros espirituales que se busca estar en contacto con la naturaleza ya que es la creación de Dios.

Y ¿Cuánto dura un retiro espiritual?

Puede ser un día pero hay casos en que un día o un fin de semana no son suficientes y se eligen varias semanas o incluso meses.

Planificación de Retiro Espiritual

Es importante la buena planificación y organización de este tipo de eventos sobre todo si será un evento grupal.

En el caso de los líderes religiosos que suelen realizar retiros espirituales designan diferentes responsabilidades a las personas que ellos consideran con habilidades para ello y así logran obtener resultados positivos para dichos viajes.

En algún momento puede surgir un problema aunque haya sido planificado de manera meticulosa, si dicho problema va más allá del control del planificador o coordinador del retiro, hay que recordar que hay un componente secreto que es el espiritual que ayuda a salir de cualquier problema que se presente.

Así que este tipo de inconvenientes no deben ser un obstáculo para hacer un retiro espiritual en grupo.

 Porque hacer un retiro espiritual

Se necesita un objetivo para hacer un retiro espiritual ya sea algo personal (una persona) o grupal.

Puede hacerse interrogantes como las siguientes:

¿De qué trata el retiro?

¿Qué quiero lograr?

Para algunos es necesario hacer un retiro cuando se encuentran ante la decisión de elegir un llamado vocacional religioso.

Otros lo hacen para poder saber con certeza si encaja en la congregación y el carisma de esta.

También hay que detenerse a pensar

¿A quién está dirigido?

Un retiro espiritual es necesario para poder conocer cuál es su misión en la vida.

Entonces todo retiro espiritual tiene un propósito que debe definirse previamente.

Solo así podrá alcanzar su meta.

Tipo de Retiro Espiritual

Una vez que conozca cual es el propósito del retiro espiritual debe adecuarlo a su meta y también al tipo de participantes.
De ser posible puede categorizar en varios términos de grupos y personas, puede ser que un líder quiera organizar un retiro espiritual para su congregación pero debe pensar en las diferentes necesidades como, matrimonios, jóvenes, personas que luchan con adicciones, personas de la tercera edad, etc.

Si es un retiro de jóvenes un campamento al aire libre será ideal pero no igual si se trata de personas de la tercera edad o con adicciones.

En cambio también están los retiros espirituales individuales que son adecuados para todos, cuando necesitamos un respiro en nuestra vida debido a lo ajetreada que es, si estamos pasando por crisis personales, necesidad de tiempo a solas para tener privacidad y calma mental.

Un retiro espiritual es en muchas ocasiones la solución a los problemas o la paz en una atmósfera agradable que todos necesitamos de vez en cuando.

Retiro grupal con Agenda

Si es un retiro de grupo religioso es necesario que se lleve a cabo un programa para el cual debe haber preferiblemente un comité organizador.

Primeramente hay que hacer un borrador de la agenda de retiro y que se tenga la aprobación antes de entrar en detalles.

En este programa deben estar los temas generales, temas específicos y sesiones con sus respectivos horarios.

Siempre hay que recordar que un retiro espiritual debe estar bien organizado sin importar si es grupal o personal.