23 de agosto de 2016

¿POR QUÉ A LOS “TRABAJADORES DE LA LUZ” SE NOS ESTÁN CERRANDO LOS CAMINOS?

Cuando los “trabajadores de la luz” nos dedicamos a querer “sanar” a otros, para no mirar lo nuestro, se nos van cerrando caminos.

Si tenemos aprendizajes pendientes que tienen que ver con nuestras elecciones para esta vida y no los estamos completando, o si tenemos ataduras de nuestro pasado que no hemos resuelto, se nos cierran caminos.

No se nos cierran los caminos para castigarnos, sino para darnos la oportunidad de no seguir tapando, con la ayuda a otros, nuestros propios asuntos pendientes.

A los “trabajadores de la luz” no se nos exime del trabajo que hemos de realizar para conseguir poner nuestra parte humana (ego) a nuestro servicio.

Si no realizamos este trabajo, seremos nosotros los que estemos al servicio de nuestro ego (y no podremos ir creciendo y evolucionando personal y espiritualmente como nos correspondería, con las consiguientes consecuencias que esto traerá).

¿Qué sucede si, en nuestro día a día, no vamos realizando este trabajo de poner nuestra parte humana al servicio de nuestra parte de luz, y permitimos que sea la parte humana la que nos vaya dirigiendo?

¿Qué se nos ocurre que estamos haciendo, desde nuestra parte humana, cuando una vez tras otra se nos está mostrando aquello que debemos ver y que no estamos dispuestos a ver?…

Lo que hacemos es que lo disfrazamos, que lo enmascaramos, que lo negamos, que lo ocultamos, que lo tergiversamos, que lo tapamos…

Amparándonos en ese supuesto halo de luz y consciencia en el que ficticiamente nos auto-colocamos como trabajadores de la luz, nos sentimos con fuerza para disfrazar, enmascarar, negar, ocultar o tergiversar aquello que se nos muestra,  para evitar así mirar más profundo.

Sin embargo, los trabajadores de la luz no somos inmunes, no estamos exentos de realizar el propio trabajo de crecimiento personal y evolución espiritual que cada uno de nosotros elegimos antes de encarnar.

Por este motivo, ¿qué nos sucede cuando nos empeñamos (ya sea consciente o inconscientemente) en no mirar más profundo, impidiéndonos así el aprendizaje que nos permita el crecimiento y evolución personal y espiritual que nosotros mismos elegimos llevar a cabo en esta existencia?

La consecuencia más o menos inmediata y más o menos intensa (en función del momento de vida en que nos encontremos y de las veces que hayamos dejado pasar lo que debíamos ver) será irnos cerrando caminos.

Los caminos se nos cierran para darnos la oportunidad de que podamos MIRAR en la dirección de aquello que tenemos pendiente.

Se nos ayuda por tanto, una y otra vez, para que podamos retornar al momento en que abandonamos nuestros propios aprendizajes y los realicemos. 

El miedo, la necesidad de ser reconocidos y valorados por los otros, o el ejercer poder sobre ellos desde la manipulación, son algunos de nuestros trabajos pendientes.

El creernos más que los otros -más “luminosos”, más evolucionados, o mejores- nos cierra puertas, porque somos absolutamente iguales que nuestros hermanos de camino y tenemos, al igual que ellos, nuestros propios aprendizajes pendientes (sólo que con tareas y misiones diferentes para poder llevarlos a cabo).

No nos diferencia el fin, sino el medio que cada uno de nosotros elegimos para alcanzar ese fin.

Muchos de nosotros a veces dejamos de estar en la luz, pero no somos conscientes de ello, porque confundimos nuestro deseo de seguir en la luz con el encontrarnos realmente en ella.

Por este motivo, es muy importante que nos hagamos conscientes de que no podemos continuar en la luz sólo desde nuestro deseo, si la energía que mueve nuestros pensamientos, emociones y actos nos está apartando de ella.

Por ejemplo: ¿Qué ocurre si, ejerciendo como trabajadores de la luz, conectamos con el miedo porque es un aprendizaje que tenemos pendiente, y nos dejamos llevar por la energía de miedo?

Como estamos en tiempo de hacernos conscientes, se nos mostrará -dándonos la oportunidad de agrandar los ojos de nuestro conocimiento y nuestra consciencia- que no podemos seguir adelante con el “todo vale”; porque ¡no todo vale!

No vale, por ejemplo, cuando conectamos con nuestro propio miedo a perder el trabajo -al observar cómo paulatinamente va disminuyendo el volumen de personas que llega a nosotros- e intentamos mantener ese volumen de trabajo como sea y a cualquier precio, sin cuestionarnos ni hacernos conscientes de qué nos está mostrando esta situación que vivimos (de cuál es el aprendizaje que trae para nosotros).

Cuando miramos para otro lado y no trabajamos lo que nos llega desde el crecimiento y la evolución, entonces permitimos, aunque sea inconscientemente, que se nos “cuele” aquello que tenemos pendiente.

En este caso del miedo que he expuesto, si no echamos una mirada profunda y honrada hacia nuestro interior (que nos permita conectar y hacernos conscientes de nuestro propio miedo y poder sanarlo) es muy fácil que se lo proyectemos a otros, en un intento de sacudírnoslo.

Una forma bastante habitual de comportarnos -en la que se puede observar muy fácilmente la proyección de nuestro propio miedo sobre los otros- es cuando les colocamos nuestro miedo a ellos al objeto de crearles una dependencia de nosotros.

Con esta dependencia buscamos seguir obteniendo un beneficio económico que nos permita “continuar tapando” nuestro propio miedo.

Es decir, alimentamos y potenciamos el miedo que les hemos “colocado” a ellos, al objeto de poder hacerles supuestos rituales sanadores que nos reporten el beneficio económico necesario para evitar tener que enfrentarnos nosotros a nuestro propio miedo (de esta manera, al seguir percibiendo ingresos económicos no conectamos con el miedo que nos supondría la posibilidad de perder nuestro trabajo)

Esta forma de proceder, movida por la energía de nuestros asuntos pendientes (como en el caso indicado, por la energía de nuestro propio miedo) ya no se nos permite.

Y si nos empeñamos en seguir moviéndonos en energías de miedo, rabia, juicio, culpa, castigo… entenderemos por qué se nos están cerrando los caminos para trabajar con otros.

Da igual que seamos maestros en alguna disciplina como el Reiki, el Yoga, incluso los Registros Akáshicos.

Los maestros de cualquier disciplina también estamos llamados a completar nuestros aprendizajes pendientes, a través de las situaciones que vivimos.

Y si no los vamos completando, nos veremos igualmente afectados.

He podido ver maestros de estas tres disciplinas rebelándose ante lo que no querían ver.

Sus egos estaban movidos por energías de juicio, miedo o rabia, y no estaban por la labor de hacerse conscientes de ello.

En lugar de realizar sus aprendizajes pendientes, prefirieron buscar atajos para sortearlos.

¡Pero no lo han conseguido! Porque si lo que tenemos que ver y aprender forma parte de los aprendizajes que elegimos para esta vida, se nos cerrarán los caminos, una vez y otra, hasta que tomemos conciencia de que seguimos teniendo esos aprendizajes pendientes y los completemos.

Por tanto, las energías que portamos pueden convertirse tanto en ataduras que frenen nuestro avance como en la llave que nos permite liberar lo pendiente (en función de lo que cada uno de nosotros hagamos con ellas)

Tomemos conciencia de que, trabajar en la luz, no es un derecho que hemos adquirido de por vida hagamos lo que hagamos y nos mueva la energía que nos mueva.

Ser trabajador de la luz no es un cargo vitalicio, aunque podamos haber creído que sí.

No podemos seguir tapando, con la excusa de ayudar a otros, nuestros propios asuntos pendientes.

Es hora de que nos hagamos cargo de ellos: pasándolos al consciente y realizando el aprendizaje que nos corresponda.

Si lo hacemos así, nos moveremos en la energía de nuestro Cuerpo de Luz, fluiremos con la vida y nos permitiremos ser guiados.

22 de agosto de 2016

AGRADECER A DIOS

Cada respirar es un milagro, cada minuto que pasa es una oportunidad y cada vida un tesoro que nos entrega Dios.

¡Vive cada segundo y ayuda a que cada cual descubra las bendiciones del Señor!

❀ Tener un lugar a donde ir es tener un HOGAR, tener a quiénes amar es tener una FAMILIA, tener ambas es una BENDICIÓN de Dios.

❀ Agradécele a Dios, no solo por lo que te ha dado, sino por lo que te dará. Piensa que lo mejor aún está por venir.

❀ Dios quiere que tú sepas que no estás sólo. Ciertamente Él está contigo y verás grandes victorias de Su mano.

❀ No existen rejas ni barreras que puedan detener el AMOR, si la luz lo hace nacer y crecer cada vez más y más...

El mal no descansa, pero el bien nunca se cansa y Dios siempre está alerta!

❀ Antes de ir a dormir agradece a Dios y encomiéndate a él por qué no hay lugar más perfecto qué estar en las manos de Dios.

❀ Con la fe podrás mover montañas, luego que Dios haya movido tu corazón por el AMOR!

❀ Nunca eres tan grande, como cuando te arrodillas delante de Dios.

❀ Cada latido de tu corazón es una nota en el pentagrama del corazón de Dios y en la enorme sinfonía de la vida.
Cuando recibo algún placer inesperado en mi vida levanto la mirada, sonrío y pienso: DIOS ¡Sé que fuiste TÚ! ¡GRACIAS!

❀ Hoy quiero gritar que aunque mi vida no sea perfecta. Agradezco a DIOS por cada bendición que me da.

❀ En la vida todo llega, pero DIOS se adelanta; todo pasa, pero Dios se queda, todo cambia, pero DIOS permanece igual. 

❀ La espera es una prueba de la FE, así como la enfermedad es la mayor prueba del AMOR...

❀ Nunca te arrepentirás por todas las veces que dijiste "te amo", pero si te pesará por esa vez que pudiste decirlo y no lo hiciste.

❀ La FE es más fuerte que el temor, el temor solo cuenta con nosotros los humanos, la fe siempre cuenta con DIOS.

Si amamos a alguien por su apariencia, ropa, sus prendas o por el dinero que posee, amamos a alguien cuando la canción que canta su corazón, podemos oírla y comprenderla.

❀ Escucha para que puedas entender, entiende para que puedas creer y cree para que puedas vivir en paz.

❀ Quienes dejan huellas trascienden, quienes marcan corazones se vuelven inolvidables, quienes nunca te abandonan, ¡son INSUSTITUIBLES!

❀ Dios es Mi luz en la oscuridad. Mi paz en la angustia. Mi gozo en medio de la tristeza. Mi amigo en la soledad. Mi fortaleza en la debilidad.

❀ La evidencia más grande de que Dios está contigo, es que puedes respirar y tienes a alguien en tu vida que te ama.

❀ Persiste, sigue adelante y no te desanimes, pues con Dios no hay lucha sin transpiración, así como no hay esfuerzo sin compensación.

❀ La oración abre puertas. Pasa tiempo con Dios a solas. Ten FE por lo que estás orando, y cree que va a suceder, y así será.

❀ Cada día que comienza es una nueva oportunidad para vivir y ser feliz. Haz lo natural que DIOS hará lo sobrenatural.

❀ Para los días buenos: SONRISAS. Para los días malos: PACIENCIA. Para todos los días: FE.

❀ Sin Dios… ¡Ni un paso!!!

❀ Al abrirse una herida también se abren los ojos y a veces se cierra el corazón. Al cerrarse la herida queda una cicatriz, pero ya no hay motivos para no abrir las ventanas del alma de nuevo.

❀ ¡Hasta qué no lo entregues todo, Dios no te llenará del TODO!

❀ Con los años, conocemos mejor a una persona por lo que calla, que por lo que confiesa.

❀ DIOS sabe sorprendernos, cuando menos lo esperamos.

❀ En Cristo, todos nuestros problemas son temporales y todas nuestras bendiciones son eternas. Somos más que vencedores por tenerlo a Él.

Señor enséñame a ser generoso, a dar sin calcular, a devolver bien por t, a servir sin esperar recompensa, a acercarme al que menos me agrada, a hacer el bien al que nada puede retribuirme, a amar siempre gratuitamente y trabajar sin preocuparme del reposo.

ORACIÓN PARA PEDIR LUZ EN LA OSCURIDAD

Para momentos de Depresión y Ansiedad

"Señor, ayúdanos a recordar que toda oscuridad del mundo es fácilmente vencida por la luz de una vela. 

Ayúdanos a mantener encendida nuestras velas, hasta que la luz de la justicia ilumíne al mundo entero. 

Amén"

7 de agosto de 2016

ACEPTACIÓN (Osho)

Durante tan sólo veinticuatro horas, prueba lo siguiente: aceptación total; suceda lo que suceda.

Si alguien te insulta, acéptalo, no reacciones y observa lo que ocurre.

De repente notarás que fluye en tu interior una energía que nunca antes habías notado.

Cuanto te sientes débil y alguien te insulta, te molestas y empiezas a pensar de qué manera tomarás venganza; esa persona te ha atrapado y, en adelante, no harás otra cosa que darle vueltas y más vueltas.

Durante días, noches e incluso años, no podrás dormir y tendrás pesadillas.

Hay gente capaz de desperdiciar toda su vida por una nimiedad insignificante, como que alguien le haya insultado.

Basta con volver la vista hacia tu pasado para recordar unas cuantas cosas.

Cuando eras un chiquillo, el maestro te llamó idiota en clase y todavía lo recuerdas con rencor.

Tu padre dijo algo, pero tus padres lo han olvidado y no logran recordarlo ni aunque tú se lo recuerdes.

Tu madre te lanzó determinada mirada y desde entonces te ha acompañado la herida, que sigue abierta, en carne viva, y explotarás con sólo que alguien la roce.

No dejes que la herida se extienda, no permitas que te esclavice.

Busca las raíces; acércate al Todo.

Durante veinticuatro horas –sólo veinticuatro horas– trata de no reaccionar, de no rechazar nada; pase lo que pase.

Si alguien te empuja y te derriba, ¡cáete! 

Luego levántate y vete a casa.

No hagas nada al respecto.

Si alguien te agrede, inclina la cabeza y acéptalo con gratitud.

Vete a casa, no hagas nada; aunque sólo sea durante veinticuatro horas, y experimentarás un arrebato de energía que nunca antes habías conocido: una nueva vitalidad que surge de las raíces, y una vez que la hayas conocido, una vez que la hayas experimentado, tu vida cambiará.

Luego te reirás de todas las tonterías que venías haciendo: de todos los rencores, reacciones y venganzas con las que te habías estado destruyendo.

Nadie puede destruirte salvo tú; nadie puede salvarte excepto tú. 

Eres Judas al mismo tiempo que Jesús.
                         OSHO

AGUA (Osho)

En todas las tribus primitivas, el agua simboliza la vida.

La vida se basa en el agua: el ochenta y cinco por ciento del cuerpo humano es agua.

Toda la vida, tanto la del hombre como la de los animales, los árboles y los pájaros, depende del agua.

El agua era uno de los elementos básicos a los que había que rendir culto.

Lo mismo que al sol, todos los pueblos primitivos rendían culto al agua; ambos eran venerados como dioses. Y tiene al mismo tiempo un significado metafórico.

El agua representa varias cosas.
La primera es que no tiene forma, pero puede adoptar cualquiera; tiene la capacidad de adaptarse a todas las formas.

Si la viertes en un tarro, adopta la forma del tarro, y si la viertes en un vaso, toma la forma del vaso.

Es infinitamente adaptable. Ahí radica su virtud: no conoce la rigidez.

El hombre debe ser como el agua, y no tan rígido y frío como el hielo.

El agua siempre fluye en dirección al mar.

Esté donde esté, siempre se dirige hacia el mar: hacia el infinito.

El hombre debe ser como el agua y encaminarse siempre hacia Dios.

El agua se conserva pura mientras está en movimiento: si fluye; y si se queda parada, se vuelve impura: estancada.

Así que tanto el hombre como su conciencia deben mantenerse en movimiento, siempre fluyendo, y no quedarse parados en ninguna parte.

Cuando el hombre se queda parado, se vuelve sucio e impuro.

Si el flujo se mantiene y uno está dispuesto a pasar de un instante al siguiente sin asideros y sin el lastre del pasado, conserva la inocencia y la pureza.
 
                          OSHO

6 de agosto de 2016

ADULTOS (Osho)

Todos los niños son inteligentes, mucho más inteligentes que los llamados adultos.

Los adultos son sólo “llamados”; es muy raro encontrarse con una persona que sea realmente un adulto.

La principal característica de una persona verdaderamente adulta es que mantiene viva la inocencia y conserva la mirada asombrada y el corazón inquisitivo de un niño; la pureza y la claridad del niño siguen intactas en él.

Ha logrado derrotar a la sociedad; no ha permitido que nadie destruya su inteligencia.

                        Osho

DESCUBRIENDO LA MEDITACIÓN

No hay esfuerzo en la meditación

Al ver esto, la luz aparece sola. Sólo sé consciente de ti, respira, observa todo tu ser, déjate llevar, sencillamente, de forma natural, y todo llega.

A veces sentimos que conocerse a uno mismo puede resultar una tarea ardua y costosa, pero es precisamente todo lo contrario.

Cuanto más impedimentos pone nuestra mente, más nos alejamos de esa sencilla realidad que consiste en establecerse únicamente en el ahora con todo el ser.

No tenemos que hacer nada, la vida funciona sola, hagamos o no hagamos lo que pensamos que tenemos que hacer, el hacer es sólo una ilusión que creemos realizar, es la ilusión del ego, la de un ‘alguien’ que realiza. 

El ser siempre está ahí y observarlo, sentirlo, respirarlo, es ya la mayor realización.

Posiblemente somos muy exigentes, se espera una transformación radical, unas circunstancias completamente idóneas para lograr el anhelo de la felicidad, pero todo eso no es real: la única cosa idónea es que tú estés presente en este momento, despierto en ti mismo y consciente de lo que sucede.

Si eres consciente, eres libre; y si eres libre nada te puede impedir ser lo que eres: ahora, aquí, en este preciso momento. 

4 de agosto de 2016

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Un minuto en un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo.

La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional.

Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

Hay que entrenar esa mente.

P:-Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

R:-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

P:-¿Psiconeuroinmunobiología?

R:-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano.

Una conexión que desafía el paradigma tradicional.

 El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

P:-¿De qué se trata?

R:-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto en un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. 

El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

P:-¿Qué tipo de cambios?

R:-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo, y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

P:-¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

R:-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro.

Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

P:-¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

R:-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado.

Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

P:-¿Dice que no hay que ser razonable?

R:-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento.

Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea.

Son más importantes el qué y el porqué que el cómo.

Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

P:-Exagera.

R:-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretación de la realidad.

P:-Más recursos…

R:-La palabra es una forma de energía vital.

Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con trastornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades. 

P:-¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

R:-Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metafórica.

Ahora sabemos que es literal:

“Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

P:-¿Seguro que no exagera?

R:-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones.

La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

P:-¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

R:-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos.
Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales.

Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

P:-¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

R:-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón.

Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

P:-¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

R:-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos.

Para crecer hay que salir de esa zona.

P:-La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

R:-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando.

Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, si no sólo hay automatismos.

Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

P:-Déme alguna pista.

R:-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra.

Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro.