Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

LA SAL DE LA VIDA

Imagen
Un anciano maestro estaba ya cansado de escuchar las constantes quejas de su discípulo, sovaldi así que pensó que debía enseñarle algo que le hiciera recapacitar. Una mañana le pidió que le trajera sal y cuando regresó, el maestro le dijo que echara un puñado en un vaso de agua y que, a continuación se la bebiera.—¿Cómo sabe ahora el agua?—preguntó el sabio anciano.—Muy salada, —respondió el discípulo poniendo cara de asco.Aguantándose la risa el maestro le indicó que repitiera la acción, pero en lugar de tirar la sal en un vaso lo hiciera en un lago. Caminaron sin prisas hacia un gran lago situado en medio de un vergel a las afueras de su aldea y cuando el discípulo cumplió la orden el venerable maestro le pidió que bebiese.—¿A qué te sabe ahora? —le preguntó.A lo que el aprendiz le respondió:—Esta agua está fresquísima. No sabe nada a sal, es una delicia para el paladar.Entonces el maestro cogiéndole las manos a su discípulo, le dijo:—El dolor de la vida es pura sal. Siempre hay la …

REVOLUCIÓN SILENCIOSA

Imagen
En la superficie del mundo hay algo de ruido, violencia, crisis y las cosas parecen oscuras. Pero calmada y tranquilamente, al mismo tiempo, algo está sucediendo en lo profundo. Una revolución interior está teniendo lugar y , algunas personas son llamadas a una mayor claridad. Es una revolución silenciosa. Desde adentro hacia afuera.. Desde abajo hacia arriba. Esto es una operación global, una conspiración espiritual. Hay células dormidas en toda nación del planeta. No nos verás en la televisión, ni nos leerás en los periódicos, ni escucharás en la radio. No buscamos ninguna gloria. No llevamos ningún uniforme. Venimos en todas las formas, tamaños, colores y estilos. La mayoría trabajan anónimamente. Estamos trabajando tranquilamente detrás del escenario en todos los países y culturas del mundo. En ciudades pequeñas y grandes, en montañas y valles, en granjas y pueblos, en tribus e islas remotas. Podrías pasar al lado de alguno por la calle y ni siquiera notarlo. Estamos detrás de los…